Inicio Secciones Opinión Videos Galerías Nosotros  
Senadores   |   Diputados   |   ALCDMX   |   Noroeste   |   Noreste   |   Occidente   |   Oriente   |   Centronorte   |   Centrosur   |   Suroeste   |   Sureste   |   Internacional
Diputados
PAN-PRD y MC presentarán una iniciativa constitucional para construir un gobierno de coalición
*La razón del Gobierno de Coalición está cimentada en la necesidad de construir mayorías para alcanzar una gobernabilidad democrática, lo que además de ampliar márgenes de consenso otorga elementos para mantener un equilibrio entre el ejercicio del Poder

.
.
.
.
.

Walter Ramírez Aguilar
Ciudad de México, México / 2018-02-12
Por primera vez en la historia democrática de nuestro país y gracias a la reforma constitucional en materia de régimen político del 10 de febrero de 2014, para este año se abre la posibilidad de formar los gobiernos de coalición.

Es debido a esa reglamentación, que en las elecciones que se realizarán en julio próximo se abre la reelección de diputados federales y locales hasta por cuatro periodos consecutivos y dos para los senadores, afirmó en entrevista con e-legislativo.mx, el perredista Omar Ortega Álvarez, integrante de las comisiones de Puntos Constitucionales y de Justicia en la Cámara de Diputados.

Ortega Álvarez es autor de una propuesta legislativa en materia político electoral que persigue reglamentar los gobiernos de coalición. Su iniciativa fue presentada el pasado 19 de septiembre y espera ser dictaminada.

En su exposición de motivos, Omar Ortega sostiene que nuestro sistema político ha evolucionado a través de las sucesivas reformas electorales que han permitido consolidar la transición a la democracia, a partir del reconocimiento de nuestra pluralidad y diversidad política, “y con la reforma constitucional del 10 de febrero de 2014, se abre la posibilidad de formar los gobiernos de coalición”, reitera.



Además, señala que su propuesta “dota al país de un marco jurídico adecuado para hacer frente a la tendencia que se sigue manifestando elección tras elección, en donde no se producen mayorías claras, lo cual genera escenarios muy complicados para la construcción de gobiernos de mayoría que ayuden a legitimar a las instituciones del poder público”.

Dice que en su propuesta, “la formación de los gobiernos de coalición se reconoce como un derecho y una facultad constitucional por la cual el titular del Ejecutivo federal deberá generar los consensos necesarios junto con otras fuerzas políticas a fin de formar un gobierno de mayoría, como desenlace posterior al resultado electoral, en donde su fuerza política no haya alcanzado por sí sola una mayoría política”.



Para el legislador perredista la conformación de la coalición Por México al Frente (Partido Acción Nacional (PAN), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Movimiento Ciudadano (MC)), obliga al Poder Legislativo a presentar reformas integrales para “equilibrar la representación política en cuanto a paridad de género y en cuanto a la fórmula de mayoría y la fórmula de representación proporcional al 50 por ciento. También proponemos adoptar un sistema de representación proporcional puro, como mecanismo para eliminar la sobre representación y sub representación política de cualquier partido político”.



Y en ese sentido, refiere, planteamos “superar la ineficacia en la que se ha convertido el ejercicio de gobierno mediante un marco de alta competitividad política y una vigorosa pluralidad, justamente, a través de la construcción de gobiernos de coalición”.



Vale recordar que desde 1991 y hasta esta fecha, el PAN y PRD se han aliado en 21 ocasiones, en 16 estados distintos y han triunfado en 11 comicios.



Con la adhesión del Movimiento Ciudadano para los comicios de julio próximo, la alianza electoral PAN-PRD-MC presentará un candidato presidencial común, y sin bien, ya están dadas las condiciones para formar un gobierno de coalición con la reforma política de 2014, en los hechos, no existe una reglamentación constitucional que lo haga viable.



Y es que a decir del coordinador de los diputados federales del PAN en San Lázaro, Marko Cortés Mendoza, esa adecuación legislativa ya se trabaja con los partidos integrantes de la coalición Por México al Frente, “para incluso modificar la Ley Secundaria” pero su aprobación está en el aire debido a que se requiere de los votos del PRI y no hay certeza de que se ese partido se sume para darle viabilidad a esta reforma.



“Lo que hoy puedo decirles es que el gobierno de coalición será que el propio Secretario de Gobernación sea propuesto por uno de los partidos que integran la propia Coalición, no del partido que propuso al candidato a la presidencia de la República. Será también que varios de los secretarios de Estado sean ratificados por las Cámaras, de Diputados, de Senadores. Y lo que esperamos es que ese partido, en esta parte final, se flexibilice y permita actualizar el marco jurídico para una realidad: que México va a tener el primer gobierno de coalición”, destacó.



Por su parte, el veracruzano Dante Delgado Rannauro, coordinador nacional de Movimiento Ciudadano, ha dicho que el acuerdo “irá más allá del proceso electoral”, ya que este frente pretende aglutinar además de partidos políticos a académicos, intelectuales, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos, con la intención de hacerlos partícipes de las decisiones del gobierno.



De acuerdo con el Senado de la República, el gobierno de coalición en México será pactado por el jefe del Ejecutivo Federal y los partidos políticos que en aquél intervengan.



Se regulará por convenio con un programa de gobierno sometido a la aprobación definitiva de la mayoría de los miembros presentes del Senado y será ejecutado por el Gabinete que acuerden los partidos políticos coaligados.



En el Gobierno de Coalición se deberá plasmar una agenda legislativa, la orientación que tendrán las políticas públicas y las causas de su disolución.



La razón del Gobierno de Coalición está cimentada en la necesidad de construir mayorías para alcanzar una gobernabilidad democrática, lo que además de ampliar márgenes de consenso otorga elementos para mantener un equilibrio entre el ejercicio del Poder Ejecutivo y el Legislativo en contextos de gobiernos divididos.



De acuerdo con la reforma a los artículos 74, 76 y 89 de la Constitución Política, aprobada el 10 de febrero de 2014, se establece que para el sexenio 2018-2024 el Presidente de la República podrá optar por esa forma de gobierno en cualquier momento de su gestión y no estará sujeto a plazo de duración, no obstante, el diputado Marko Cortés Mendoza, ya ha dicho que la coalición PAN-PRD-MC permanecerá los seis años.



Y aunque ya está presentada una iniciativa del PRD desde septiembre de 2017 y se trabaja en otra propuesta conjunta para ser presentada “en breve”, la realidad es que la figura de gobierno de coalición, desde la perspectiva del diputado Omar Ortega Álvarez, plantea “la necesidad de diferenciar al jefe del Estado del jefe del gobierno, es decir, un Ejecutivo bicéfalo, con un presidente y un primer ministro o un jefe de gabinete, con la exigencia de que los nombramientos de quienes integren el gobierno tengan que ser ratificados por las Cámaras del Congreso y que el Congreso mismo tenga capacidad para señalar y cesar de sus funciones a los funcionarios que tengan desempeños deficientes a través de la moción de censura”.



Señala que su propuesta “insistirá en construir un sistema presidencial con instrumentos parlamentarios, tomando en cuenta la experiencia de los sistemas políticos internacionales vigentes, mismos que en el marco del derecho comparado, establecen que cuando un partido que obtiene el triunfo no logra la mayoría por sí mismo, ni el suficiente consenso u apoyo para formar un gobierno estable, se requiere de instrumentos específicos para la construcción de acuerdos políticos y la elaboración de políticas de Estado que dicten las pautas para el desarrollo a corto y largo plazo del país”.



Por otra parte, menciona que se requiere de un eje articulador del Poder Ejecutivo con el Congreso, “que sea responsable de impulsar una agenda legislativa y de gobierno de consenso y que en todo tiempo se mantenga una relación permanente y fluida. Lo deseable es que la relación entre las fuerzas que forman la coalición de gobierno actúe en estrecha colaboración, y mantenga una relación de complementariedad y de absoluta transparencia”.



Ortega Álvarez dice que la propuesta que pone a su consideración es la de hacer una simple enmienda al texto constitucional; “simple, pero a la vez compleja”.



Explica que su planteamiento “define con claridad que si el presidente de la República tiene mayoría absoluta en las Cámaras del Congreso de la Unión, entonces podrá gobernar en un esquema presidencial tradicional. Pero si el presidente y su partido no tienen mayoría absoluta en las Cámaras del Congreso de la Unión, tendrá que, obligadamente, construir un gobierno de coalición. Más que reducir las atribuciones del Poder Ejecutivo, se trata de diseñar un esquema en donde el Ejecutivo participe de una gobernabilidad democrática diferente, sustentada en el respaldo de las Cámaras del Congreso, y que éstas a su vez actúen como un contrapeso y un órgano de control que obligue al Ejecutivo a observar estrictamente sus facultades, así como rendir cuentas y a compartir una serie de atribuciones con el Poder Legislativo, por el bien de la República”.



Finalmente, el legislador perredista aduce que con su propuesta “se lograría el efecto de concentrar en una coalición la responsabilidad del gobierno, y en la oposición, la crítica de las políticas públicas, la construcción de las alternativas políticas, y la emergencia, eventualmente, de un nuevo gobierno, con una nueva mayoría, determinado tanto en las urnas como en los acuerdos para conformar, de ser el caso, un gobierno o una coalición de gobierno alternativa”.
2017-12-18
Hacia el esclavismo del nuevo milenio
En los últimos años hemos estado más interesados en temas como la protección animal o presuntos derechos de tercera generación, temas importantes, pero no urgentes, y que distraen de asuntos verdaderamente impostergables, como es la protección de nuestros derechos humanos básicos, aquellos intímamente relacionados con nuestra seguridad física, económica y social. Así, dejamos pasar #ReformasEstructurales, la #ReformaEnergética y en estos días la #LeyNacionaldeSeguridadInterior y la llamada #LeyAntiMemes. ¿Cuándo reaccionaremos como sociedad?¿Cuando seamos totalmente los esclavos del milenio y no haya salvación posible? ¿Cuando trabajemos sólo para el fisco y con ello cebar a una élite de políticos que día a día se adueñan de los recursos del país y ya no tengamos ningún derecho a levantar la voz, a exigir respeto como ciudadanos y decirle corrupto al corrupto? #DespiertaMéxicoYa